Inicio arrow Nuevos mensajeros
Nuevos Mensajeros PDF Imprimir E-Mail
escrito por Arnaud Marsollier   
Tuesday, 01 de June de 2010
magic.jpg
The Magic telescope credit: ASPERA / crédit : R. Wagner, MPI for Physics, Munich

A comienzos del siglo XX Víctor Hess descubre la existencia de rayos cósmicos que ionizan la atmósfera. No se trata sólo de luz, sino de partículas procedentes del espacio: protones y otros núcleos atómicos, electrones… cruzan el Cosmos y bombardean la Tierra ofreciendo una nueva fuente de información sobre el Universo.

 


fermi.jpg Panorama of the sky in gamma rays / credit : NASA/DOE/Fermi LAT Collaboration

Los rayos gamma son los cuantos de luz más energéticos del espectro electromagnético. Su emisión se vincula normalmente a fenómenos violentos: supernovas, pulsares, núcleos galácticos activos (en la imagen mapa del telescopio espacial Fermi correspondiente a 2008). La emisión difusa a lo largo del plano galáctico procede de la interacción de partículas muy energéticas con la materia interestelar de nuestra galaxia. La atmósfera frena la mayoría de los rayos gamma. No obstante, los más energéticos interaccionan con la parte superior produciendo lluvias de partículas que en ocasiones tienen velocidades superiores a la de la luz en el aire. Esto provoca la emisión de una luz azulada “luz Cherenkov” que puede ser detectada en la superficie terrestre por observatorios especiales como el Telescopio MAGIC, en las Islas Canarias o H.E.S.S. en Namibia.

Modificado el ( Monday, 23 de August de 2010 )
 
< Anterior   Siguiente >